Este proyecto llamado SköllDog, nace en 2018 para darle a las familias

el recuerdo de ese vínculo tan especial que tienen con sus perros

Ale Rodríguez


Lo que empezó por amor a mi perro, acabó siendo el primer estudio de fotografía animal de Vigo.
Desde pequeña siempre me ha gustado cantar, escribir, dibujar, la fotografía...
Acabé dedicándome a las dos últimas, pero solo la fotografía consiguió marcar un antes y un después en mi vida. No tenía ni idea de que esto sería mi pasión, hasta que Sköll se cruzó en mi camino.

No dejo de aprender de cada animal que pasa por delante mi cámara.
Disfruto de cada sesión como si fuera la primera.

¿quieres saber más sobre las sesiones?

Todo empezó cuando mi perro me adoptó


Siento la necesidad de estar constantemente implicada con

las protectoras desde el día que fui a recoger a Sköll de una.


El 12 de mayo de 2015 adopté a un perro sin nombre de la perrera de Ourense.

Había visto su foto y su historia en Facebook, lo habían encontrado en el río metido en una bolsa, junto a su madre y hermano.

Era la primera vez que visitaba un sitio así y ese mismo día, mi vida cambiaría por completo.


Empecé a hacerle muchas fotos a Sköll, tantas, que en 2016 le abrí una cuenta de Instagram... Llamada SköllDog.

Seguí haciendo fotos sin parar a los perros de mis amigas, del parque...

A la gente le encantaban esas fotos y fue ahí cuando decidí empezar a hacerlo con las protectoras.

Yo fui hasta Ourense a por Sköll después de ver una foto en Facebook,

¿te imaginas que de repente las redes se llenen de fotos bonitas de perros en adopción?

¡Pues en ello estamos hasta el día de hoy!


En 2018 lo dejé todo para dedicarme a esto.

El proyecto fue a más y mis amistades también, en este camino encontré a dos pilares fundamentales en mi trayectoria, Carla y Laura.

En 2019 pude fundar junto a Carla el primer evento fotográfico solidario más perro de toda Galicia, PHOTOCAN SKÖLLDOG.

Y en 2023 empecé junto a Laura el proyecto solidario más bonito, PELU, CÁMARA... ¡ADOPCIÓN!



A pesar de recorrer juntos un camino muy largo y difícil, Sköll me trajo la rutina,
la paciencia, las ganas, el amor incondicional y la pasión de mi vida.